Categorías
Medicamentos

Hipnóticos

Los hipnóticos, también llamados somníferos, son el conjunto de fármacos que provocan somnolencia y sueño.

La utilidad de los hipnóticos en la unidad de cuidados intensivos y en anestesia es la de inducir y mantener el coma o anestesia. También se utilizan antes de una operación como tranquilizante. Otro de sus usos es el de sedante para entrar en un estado de calma y relajación en caso de ansiedad. Algunos de los hipnóticos se utilizan como terapia anticonvulsiva.

El coma es un profundo estado de inconsciencia y se realiza para reducir el consumo de oxígeno y energía del paciente cuando tiene alguna enfermedad aguda grave o durante una operación.

La mayoría de los hipnóticos que administramos en uci y anestesia son por vía endovenosa, ya que el efecto es más rápido.

Uso de los hipnóticos.

Premedicación, es decir, usando los hipnóticos para preparar al paciente para una terapia como puede ser la cirugía. Se suelen administrar por vía oral la noche y mañana antes de la operación para tranquilizar al paciente. Los hipnóticos de elección en este caso son las benzodiazepinas.

Inducir la anestesia. Para inducir la anestesia, además de los hipnóticos, se administran opiáceos y relajantes musculares. Estos medicamentos se administran por vía intravenosa a través de un catéter venoso periférico o central. El orden, tipo y cantidad de medicamentos utilizados para inducir el coma dependerá del anestesista o médico que esté al cargo. En la mayoría de los casos, primero se administra el opiáceo para que el paciente no tenga dolor, después el hipnótico para comenzar a sedarlo (dormirlo) y una vez que el paciente ya no puede abrir los ojos se administra el relajante muscular.

El paso siguiente es el de intubar al paciente para asegurar la ventilación, ya que después de administras estos tres tipos de medicamentos (hipnótico, opiáceo y relajante muscular) le producen al paciente, como efecto adverso, una parada respiratoria. Una vez intubado se conecta el paciente a un ventilador mecánico para garantizar el intercambio gaseoso.

Mantener la anestesia. Para mantener al paciente en estado de coma se le administran los hipnóticos de manera continua y progresiva. Esto se consigue por medio de bombas de infusión de jeringa, yo las llamo perfusores.

Las bombas de infusión necesitan un tipo especial de jeringa de 50 ml. La jeringa se conecta con la vía venosa del paciente a través de un sistema.

En los perfusores se programa el tipo de medicamento y la concentración que le quieres inducir al paciente y de manera automática lo realiza la máquina.

Su administración es por vía intravenosa, en la mayoría de los casos, a través de un catéter venoso central localizado en la vena yugular o vena subclavia.

Sedación, es la reducción de agitación. La sedación se usa para reducir la agitación del paciente sin sedarlo completamente. Se usa en procedimientos quirúrgicos menores como cirugía estética o la extracción de la muela del juicio.

Antiepiléptico. Algunos de los hipnóticos se usan como anticonvulsivos.

Tipos de hipnóticos utilizados en uci y anestesia.

Barbitúricos.

Son el grupo de hipnóticos menos usados en uci y anestesia ya que están siendo sustituidos por las benzodiazepinas y el propofol.

El único que he utilizado hasta ahora ha sido el thiopental para la inducción al coma en solo dos ocasiones.

Benzodiazepinas.

Las benzodiazepinas son medicamentos que actúan sobre el sistema nervioso central con efectos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, anticonvulsivos, amnésicos y relajantes.

Se usan como terapia en el caso de agitación, insomnio y ansiedad del paciente, así como en caso de epilepsia, abstinencia alcohólica y espasmos musculares.

Cuando las benzodiazepinas son administradas de manera continua, disminuye gradualmente su efecto, por lo que se tendrá que administrar más dosis para conseguir los mismos efectos, a esto se le llama taquifilaxia.

También pueden ocasionar en algunos pacientes el efecto paradójico, es decir, un efecto contrario al que deseamos, como por ejemplo la excitación o un aumento de la irritabilidad.

La ventaja de las benzodiazepinas es que tienen un antídoto en caso de sobredosis, el antídoto de las benzodiazepinas es el flumazenil.

Las benzodiazepinas se caracterizan porque tienen la terminología – am.

Etomidato.

El Etomidato produce un efecto anestésico​, pero sin efecto analgésico.

Se usa sobre todo para la inducción a la anestesia. Es la alternativa del propofol en caso de alergia o intolerancia a la lactosa. Al igual que el propofol, se administra por vía intravenosa y tiene el mismo color blanco.

Se desaconseja la perfusión continua, es decir el mantenimiento del coma, con etomidato.

Ketamina.

Los principales efectos de la ketamina son anestésico, analgésico y sedativo. Se utiliza principalmente para la inducción y mantenimiento de la anestesia general, para esta última se suele combinar con otro hipnótico (midazolan o propofol).

Dentro de sus principales efectos secundarios se encuentran las alucinaciones. Las alucinaciones aumentan la probabilidad de que el paciente padezca de delirio en la fase del despertar del coma, por eso no es el primer hipnótico de elección en la uci.

También produce un aumento de las secreciones de las vías respiratorias y broncodilatación, pero este efecto secundario lo podemos usar a nuestro favor en algunos pacientes intubados, ya que al dilatarse los bronquios se aumenta el volumen de aire que entra y sale del pulmón.

Propofol.

Es el hipnótico por excelencia en uci y anestesia, ya que es el que con más frecuencia se utiliza para inducir y mantener el coma. También se usa para intervenciones diagnósticas como por ejemplo endoscopia o colonoscopia.

Se administra por vía intravenosa y se caracteriza por su color blanco como la leche. Tiene corta duración, es decir, que cuando se deja de administrar el paciente se despierta en cuestión de segundos.

En el momento de la inducción endovenosa puede causar dolor local debido a la irritación venosa, pero esto se puede evitar administrándolo de manera lenta.

Cuando se administra propofol de manera prolongada (varios días seguidos) puede ocasionar el síndrome de infusión de propofol. En la uci donde yo trabajo cambiamos de hipnótico después del séptimo día de administración de propofol para evitar este síndrome que produce acidosis metabólica, rabdomiólisis, hiperkalemia y hepatomegalia. Un signo de este síndrome es el color inusual marrón- verde oscuro de la orina del paciente.

Y para terminar dejo una tabla a modo de resumen para que podáis verlo de manera más visual.

Fdo: Virginia, una enfermera de UCI.

Una respuesta a «Hipnóticos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.